jueves, 5 de septiembre de 2013

Paseando mis manos....

... Paseando la palma de mi mano
sobre el sol estenuado
cuando el día muere en el horizonte
y la vista alcanza esos tonos anaranjados...

... paseando la palma de mi mano
sobre el verdin anclado en las rocas
cuando el mar las ha calado
y golpe a golpe, tacto a tacto las ha ido dibujando...

... y paseo la palma de mi mano
en el aire salado y salpicado
como un loco descolocado, ido, anclado
y busco su olor entre los sabores catados...

... y paseo la palma de mi mano
sobre el corazón
cuando el latir se ha acelerado
y sigo el recorrido de sus manos
ese que siempre me regalaba cuando nos perdíamos
en este acantilado ...

permanezco anclado, amarrado a tu puerto,
aunque mis pasos obligados caminen hacia otro lado...

... paseando la palma de mi mano por los recuerdos de tu sabor
que retornan a mi savia cuando muerdo mis propios labios...

camino lento, muy lento... mucho más.... lento...
cuando camino por esos bellos momentos....

Mare@

12 comentarios:

LUMI BRAVO HERRANZ dijo...

Preciosa añoranza. La existencia que está en constante movimiento nos exige caminar aunque deseemos pararnos y esa sensación que describes muy bien -paseando la palma de mi mano- en ella se encuentran acuñados tantos recuerdos, tantas sensaciones que perduran en el espacio. Un abrazo.

marea@ dijo...

Lumi Bravo Muchas gracias, es cierto que en el tacto se guardan muchos tesoros del pasado... un abrazo.

susana dijo...

Me alegro de que estés de vuelta y espero que sigas por aquí. Un beso.

Evamar dijo...

Mirale.. Acaba de venir y ya le añora...
Suerte que tienes el don de traerle hacia ti...
Bienvenido .... Un beso

Coté dijo...

Precioso y melancólico, a mi manera de entenderlo

Un abrazo

marea@ dijo...

SusanaGracias Susana, sí, sigo por aquí, el Tren debe continuar, a veces más ralentizado, otras más acelerado, pero en movimiento... un beso, me alegra poder saludarte.

marea@ dijo...

Evamar ojalá tuviera ese don, iba a estar todo el día saladito... imaginate leer el Tren y notar como una cierta brisa marina se cuela por la nariz y va recorriendo suave de arriba hacia abajo tu interior, ojalá leer un post aquí fuera un gran baño en un tranquilo mar ...gracias por la bienvenida, un beso...

marea@ dijo...

Coté Agradezco tus palabras, siempre me ha gustado tu manera de leer... un abrazo.

Ilesin dijo...

Uno pasea sus manos por esos lugares para impregnarse que su esencia y llevárnosla con nosotros por el resto de los días que todavía hay para recorrer.
Besos

marea@ dijo...

llesin así es, dejamos que todas esas sensaciones nos llenen para mantenerlas junto a nosotros el máximo tiempo posible... y cobijarnos en ellas cuando apetezca. besos

Patty dijo...

Muchas veces las palmas de las manos te enseñan el camino a seguir... quizás el recordar no le hace bien para el olvido... un abrazo Marea :*

marea@ dijo...

Patty Es mucho lo que pueden enseñar unas manos, el recordar no le hace bien al olvido, porque yo creo que el olvido no existe... un abrazo.