martes, 29 de mayo de 2012

Erotikón: Voyeur

 Como cada anochecer….
cuando la luz se ha vuelto tenue
y su ventana iluminada la desvela en silencio
a leves toques de aire salado
ajetreando los visillos color miel
en los que su figura se va dibujando
con movimientos acompasados, lentos,
mientras ella… suave, relajada, sensual…
dejando caer su ropa
deslizada por sus formas
dejando su contorno al descubierto
su pelo, el boceto de su cara,
sus pechos tensados y provocadores
su cintura y sus piernas,
y sus manos que saben acariciar
que saben recorrer
y catan cada centímetro de su geografía
saben moverse con esmero, con cuidado,
con suavidad, con dedicación
como un espectáculo de sombras
del que esos ojos que miran
no pueden distraer su atención…

… la observa desde el infierno

… que le quema la conciencia
… que le abrasa el corazón
… que descubre sus deseos
… que la entregaría su amor


Como cada anochecer….

como aquel día por accidente
mientras esperaba el bus
sentado frente a su ventana
con la mirada perdida
se topó con esa silueta tras las cortinas
y a la vez con su razón
y quiso desviar la atención, un cometido imposible
ni decoro, ni vergüenza, fue pura e intensa atracción

ver como se desprendía de sus ropas
ver como se regalaba su momento de atención

Como cada anochecer….
sus manos vuelven a explorarla
entre el velo de sus cortinas
cada poro de su piel
con suaves caricias que parten
desde sus mejillas hacia su hiel
coqueteando con el viento
respirando su marino aliento
y jugando con su velo de miel
entrelazada con él
tensada en esa tela suave
que la viste y desviste
que la arropa y destapa
que la mima, que la ama
hasta que su silueta se agita
se acelera y estremece,
y sus boca se entreabre, desea y se mece
hasta quebrar el momento y extender sus alas de placer
para volar hacia el infinito mientras…

… la observa desde el infierno

… que le quema la conciencia
… que le abrasa el corazón
… que descubre sus deseos
… que la entregaría su amor


Como cada anochecer….

como aquel día por accidente
en la parada del bus
una nota sobre el asiento vacío
frente a esa ventana velada
que decía… que deseaba
que le añoraba y le esperaba
y esa silueta tras las cortinas
se mantuvo vestida e inmóvil
mientras la noche se cerraba
mientras el día acababa

mientras unos ojos observaban, desvelaban
tras la tela de miel, una inquietud desmedida

un deseo atenezado, una ilusión descolorida
una tristeza solitaria, vacía.. de amargo sabor

... hasta que la luz se apagó …

… la amó desde el infierno
… y le venció la conciencia
… que le destrozó el corazón
… que le arrebató sus deseos
… que le despojó de su amor


Un abrazo. Mare@

10 comentarios:

susana dijo...

A veces los sueños superan a la realidad. Un beso.

marea@ dijo...

Susana a veces la realidad no se ve hasta que se pierde... un beso

evamar dijo...

Puede que ella quisiera llamar la atención , y no acertara...
Quizàs cometió el error de desear a alguien que se conformaba con mirarla atravès de una ventana....
Al final su acierto llegò cuando se diò cuenta de que lo único que había provocado eran las llamas de un infierno de sentimientos confundidos...
Hay sueños inalcanzables....
El post es precioso y la melodía que lo acompaña conquista el interior...
Un beso

marea@ dijo...

Evamar También hay realidades que parecen sueños... y mezclas agradables de ambas cosas que si se saben aprovechar llevan a la felicidad... celebro que te haya gustado.. a disfrutarlo... un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Sueño, realidad, verdad, ficción?
Que más da?

El poema es muy bueno.

Saludos.

MAR dijo...

Entre el amor y el odio...NO EXISTE LA INDIFERENCIA...
Muy lindo post...lleno de sensibilidad.
Besos para ti con mucho cariño.
mar

marea@ dijo...

Toro lo importante es vivirlo de una maner u otra...gracias amigo.. un abrazo.

marea@ dijo...

Mar son sentimientos que hacen reaccionar, muy dificilmente pueden pasar desapercibidos... un beso.

Anónimo dijo...

Anónimo 2:
Que de sueños, que de deseos ocultos a través de una cortina, de tela, de humo,…. que de sentimientos perdidos en la nada, a veces por no saber hablar a tiempo y ese maldito tiempo que apremia …

Para él:
Como cada noche,
espero con anhelo
sus manos en mi cintura
sus caricias, sus besos
pero, una noche más
no hay suerte
está, pero como si no
me besa con prisa
haciendo que un muro invisible
se interponga una vez más
espero, otro día que espero
que se acerque, que se deje llevar
por un deseo, por un sentimiento

Besos marea.

marea@ dijo...

Anónimo 2 La espera que describes es una soledad sorda y que va erosionando poco a poco... suerte y quiérete también a ti misma, la vida al fin y al cabo es algo individual de cada uno, que a veces se quiere compartir y otras veces no... un beso.