sábado, 28 de enero de 2012

Castillos en el aire

Con tranquilidad y casi sin darse cuenta, día tras día…


Construyó sus castillos en el aire
a pleno sol y a plena luna
con sus muros
de suave algodón
con sus ventanas orientadas
hacia lo que él solo veía
y siempre había querido ver

Y se acostumbró a ellos
y se trasladó a ellos
y se acomodoba cada vez más
a vivir entre sus muros
muros infranqueables ante cualquier amenaza
ante cualquier desilusión, a prueba de desengaños

Construyó sus castillos en el aire
entre parajes de ensueño
con sus colores dorados
de un tono cálido y acogedor
con sus brisas y sus certezas
de que todo iba bien
tal y como debería de ser…

Y despertaba al amanecer
y sonreía al sentir el viento
y paseaba de la mano
asido a cualquier ilusión del momento
ilusiones reales, que perduraban al despertar
ilusiones del corazón que reforzaban su seguridad

Así pasaba los días
más yendo que viniendo
disfrutando, sintiéndose un rey,
cobijándose bajo su techo
hasta que llegó el día, un peligroso momento
en el que esos mullidos castillos se los arrancó el viento
y le atenazó la inseguridad, el vértigo, el miedo,
ese miedo que a veces provoca el tener que volver a pisar el suelo...


Un abrazo. Mare@

18 comentarios:

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

Buf... los castillos en el aire... son muyyyyy peligrosos... mucho! mucho! hay que tener la mente fría!!
Un besazo enorme!!!!!!!!!!!!!

PD: la música, chapó!

Sunseeker dijo...

¡Pues a volver a levantarlo! Ante la destrucción, construcción. Te lo dice un ingeniero de edificios.

Un abrazo

susana dijo...

Ahora le toca contruirlos sobre el suelo. Un beso.

María dijo...

Construir castillos en el aire, ilusiones y esperanzas, vivir entre sueños...

Un beso.

Evamar dijo...

Si esta tan reforzado como describes al principio , dudo mucho que esa construcción se derrumbe tan fácilmente .... Un castillo en el aire tarda mucho en poder disfrutarse ,y no creo que se haya disfrutado en vano...
Habrá que decirle al viento que no pase un pelo eh!!...

Un beso

Anónimo dijo...

jope Jose, por no decir otra cosa, q duro.. me has dejado sin palabras. Un poco de lo mismo con la elección de la canción, ni te imaginas las veces que la he tarareado. Solo espero q el viento no lo rompa todo. Un beso y un te amo para mi loco maravilloso y otro beso para ti.

marea@ dijo...

No Me Pises... mente fría mientras el corazón está caliente... complicado querida amiga... un beso.

marea@ dijo...

Sunseeker Muy buen principio ese, ante la destrucción la construcción... habrá que fiarse de la palabra de un titulado... un abrazo amigo.

marea@ dijo...

Susana eso sería lo ideal... castillos firmes, sobrios... y duraderos al pasar del tiempo... un beso Susana.

marea@ dijo...

María así es María, hasta que te despiertan de sopetón... un beso.

marea@ dijo...

Evamar Como te vea la cara de mala leche, de seguro que el viento ni se asoma... además, antes hay que desalojar, por ley... un beso evamar.

marea@ dijo...

Anónima que no es tan duro, como dicen susana y sunseeker, se vuelve a construir pero esta vez desde el suelo... a ver así quien tiene narices a tirarlo abajo... asi pues dile a tu enamorado que se ponga el casco y coja ladrillos para levantar castillos y más castillos para ti, a ras de suelo. Un beso.

Alberto dijo...

Ese miedo que a veces provoca el tener que volver a pisar el suelo...

Buena metáfora sobre nuestros miedos, nuestros temores y debilidades por lo terrenal.

Maravilloso ejercicio el suspenderse en el aire de la inocencia y bondad.

Un saludo.

TORO SALVAJE dijo...

Pues mira, casi añoro cuando edificaba castillos en el aire.
Al menos el autoengaño me daba cierta felicidad.
Ahora ni eso.

Saludos.

marea@ dijo...

Alberto Me ha gustado tu lectura del post. Un saludo amigo.

marea@ dijo...

Toro No lo tomaría como un autoengaño, me gusta más pensar que esos castillos son cobijos fuera del alcance de todo el mundo... un abrazo.

No.me.pises.que.llevo.chanclas. dijo...

totalmente... cuando el corazón está caliente la mente no puede estar fría...
qué difícil son las cosas en materia de sentimientos!

Anónimo dijo...

Que sepas que el casco no me lo quito ni un segundo, sigo construyendo con todo mi corazon.