lunes, 21 de julio de 2008

Vistazo hacia atrás!



Hoy de tertulia...

... ¿No os da la sensación de que la época estival tiene una piel de alegría, de luz, de sol, de olor a multitud pero que por debajo nos recorre algo de soledad?... nos salimos del camino, del día a día, rompemos la rutina a la que poco a poco nos hemos acostumbrado, las mismas personas a tu alrededor, las mismas compañías, y ahora llega el verano y el camino que se andaba más o menos a la par se bifurca en senderos que toman diferentes direcciones ... imagino que habrá opiniones y sensaciones para todos los gustos ...

y hablando de veranos y sensaciones, recuerdo de pequeño, cuando acababas el Colegio, allá por el 20 de junio o antes, cuando empezaban las vacaciones de verano, eran laaaaargaassss, esas sí eran vacaciones, Junio y Julio, eran meses de salir con los amigos todas las tardes, de hacer más de deporte, piscinas municipales, las chicas en BIKINI (estaban buenas casi todas)... poder pensar en algo que no fueran los libros, y allá a mitad de verano tuve la suerte de poder irme todos los años un mes entero a la playa, ese mes era Agosto... recuerdo que los viajes eran especiales, mis padres tenían la costumbre de conducir por la noche, y salíamos siempre dirección Galicia o Santander de madrugada, a eso de las 4. ¡Qué viajecitos! se hacían eternos, con la baca del coche a tope, llena de pulpos y cuerdas, no entraba un alfiler... hasta las 8 o 9 los chicos ibamos durmiendo, y mi madre con un ojo abierto y otro cerrado, vigilando a mi padre que no le venciera el sueño y controlando el nuestro. Se hacían varias paradas, siempre había una en Medina del Campo, que era sobre las 8 de la mañana, párabamos a desayunar churros y café... cuando salíamos del coche el olor era diferente, ya no olía a nuestra ciudad, se percibía una sensación diferente...

pues bien, a lo que quería referirme es que cuando regresábamos de vacaciones hacia el 30 de agosto, llegabas a casa y parecía que habías permanecido fuera un año, todo parecía cambiado, no sé lo veía todo diferente, la partida la recordaba como lejana, muy lejana.... y ahora, ahora no, ahora sucede todo lo contrario, gracias a dios voy manteniendo lo de irme un mes entero a la playa pero, las sensaciones son totalmente diferentes, los viajes se acortan, parece que sales a carretera y sin darte cuenta llegas al destino... el mes vuela literalmente y cuando regresas a casa es como si te hubieras marchado dos días... no tienes esas sensaciones de amplitud en el tiempo, no ves nada diferente... vuelves al trabajo y todo sigue más o menos igual...

... no sé, a veces llego a pensar que nos están engañando con el tiempo, que los relojes están trucados... o quizás será o es que no me quiero ir haciendo mayor... sea lo que fuere voy a intentar fijar más los talones día a día, para saborear algo más los días... que esos por desgracia se van para no volver...

Una aguja y su esfera
el tiempo se llevó
se lo quitó

aquel hombre joven
ya envejeció
se marchitó

que regresen esos días
que no sea el reloj
quien domine la situación
que le devuelvan esos días
que hace tiempo marcharon
y que no saboreó...

Un abrazo. Marea@

16 comentarios:

luna dijo...

Buenos día Mare@, haciendo un poco de tertulia como tu dices, cuando era pequeña mis padres junto con mi hermana nos llevaban a Málaga a pasar la vacaciones ya que mi madre es de allí y mi padre de un
pueblecito muy chiquito llamado Moneva que es de la provincia de Zaragoza, mi abuela de Málaga nos esperaban con un platito de chanquetes y higos chumbos muy fresquitos pués el viaje era muy largo de Barcelona a Málaga, me acuerdo que los trenes estaban super llenos y mi padre nos hacía mucho sufrir a nosotras y a mi madre pues vajaba en muchas estaciones a comprarnos agua fresquita, era toda una aventura viajar en tren ibamos como latas de sardina pero la verdad era divertido para mi hermana y para mi.Pasabamos unos 15 días y después volvíamos a casa donde nos esperaba mi abuela paterna y nos llevaban al pueblecito de Moneva es un pueblo agrícola donde apenas no hay nada, la tierra es muy poble pués no pasa ningún rio por alli pero no los pasábamos bomba segando la tierra con las mulas y dándo de comer a los pocos animales que tenía mi bisabuela y mis tios abuelos que viven con ella .y allí estábamos otros 15 días y más tarde nos ibamos a Zaragoza pués es muy tradicional que a todos los niños nos pasen por el manto de la Virgen del Pilar, alli me lo pasaba muy bien con mis primos segundos, ya que mi abuela tenia 9 hermanos y todos viven en Zaragoza menos uno que vive en Moneva.!y se acbaron las vacaciones! parecia que me habia pasado toda una vida alli.

Ahora cuando voy a viajar parece que unos 10 días se me hacen como si estubuiera un mes ya que me gusta mucho patear y me canso mucho y llego a casa DESTROZADA PARECE QUE VENGO DE UNA GUERRA, eso si me encanta viajar, me gustaria estar siempre viajando, viviendo aventuras y sobre todos a esos paises de Africa que es tan desconocida y Asia . América y Europa me la conozco un poco,pero siempre hay cosas nuevas de ver .

Que pases felices vacaciones en el mar con tu mujer y tu pequeña Leire.

besitos

Luna.

Camille Stein dijo...

exacto, esa es la impresión que también me invade a veces, que los relojes están trucados, que el tiempo transcurre de distinta forma según sea el período que vivamos

... y esa soledad que nos recorre como frío en el verano más cálido

un abrazo

Yedra y Yago dijo...

Yo lo llevo fatal, me gustaría a veces, solo a veces, detener el tiempo, pero siempre quiero que no me de la sensación que lo pierdo, que se me escapa de entre los dedos mi tiempo, mi momento.
Un besazo mareita@
Yedra

Alba dijo...

Ayer me dijeron, fijate, hablando de lo mismo, que el verano, en realidad, es sólo para los niños, para cuando no tienes más que disfrutar, y "las raspillas" que entran y salen del agua todo el rato y que están morenitos morenitos...

De todas formas, yo agradezco hasta el fin de semana, vuelvo a casa y pienso que por fin me veo en mis libros, mi cama, mi mundo... no sé... quizá el tiempo nos engañe, o quizá pretendemos engañarle nosotros a él y en el fondo sabemos que no podemos.

Un besito

evamar dijo...

Los dias cortos, las horas etenernas, que contradicción, pero es así, esa es la rutina del dia a dia, unas horas que parecen dias, y unos dias que se pasan en escasas horas...Las vacaciones uno pocos dias que se esfuman, que no te das cuenta y que ya se han terminado.
Se puede echar de menos la rutina del dia a dia?....Yo tengo mi respuesta..

Felices vacaciones en tu mar, besos

CalidaSirena dijo...

Yo creo, que lo que pasa, es que cambia nuestro concepto del tiempo según la edad, cuando somos niños el tiempo nos parece eterno, pero cuando vamos entrando en añitos,el tiempo se nos escapa y lo que antes se nos hacía eterno ahora se nos hace cortísimo..
Ainsss, y yo que ahora estoy crecidita...las vacaciones, casi no me da tiempo ni a catarlas, de lo rápido que me pasan..
Besos muy grandes

Martha dijo...

Ainsss...que nostalgia que me ha entrado al leer tu post. No he podido evitar mis vacaciones con mi familia en Cádiz durante tantos veranos seguidos...Aunque en mi caso, no hace tanto de eso, y leyéndote, hasta me he planteado llamar a mis papis y proponerles hacer un viajecillo para allá cuando coja vacaciones...Y lo estoy pensando muy seriamente. Creo que sería genial...a pesar de que esta vez no va a poder ser un mes, porque ahora solo tengo 15 días de vacaciones (una que es previsora y se guarda el resto para otro momento...por lo que pueda surgir: viajes, visitas, etc), pero bueno, me parece un plan genial igual! ;)

Me ha gustado un montón el post...como siempre! :)

Besitos!

Martha dijo...

Upsss...Quería decir "No he podido evitar RECORDAR mis vacaciones..."

;)

Angelus dijo...

un post lleno de sabiduría, trmendamente hermoso, posee una sencilla ternura, natural que nos deja con una sensación increíble.

felicidades!!!!

TOROSALVAJE dijo...

Las vacaciones son una ruptura de nuestra rutina sin duda. Las deseamos todo el año pero también como dices tienen otros efectos, obviamente nos distancian de compañeros de trabajo, amigos, etc., y también nos hace enfrentarnos a soledades inesperadas.

Y si, se pasan volando.

Saludos.

Indra dijo...

Sería más fácil decirle al tiempo que deje de correr...¿crees que nos escucharía?...aunque solo fuese en vacaciones¡¡
Un beso Mare@.

AriaDna dijo...

Yo creo que el tiempo se va y nosotros nos quedamo aquí viendo como marcha sin poder o querer hacer nada por aprovecharlo

un beso

ybris dijo...

El tiempo varía según los recuerdos.
Hay tiempos densos y tiempos ligeros.
Todos, sin embargo todas dejan su impronta.

Abrazos.

Señor Oscuro dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. El verano está lleno de alegría, pero en el fondo existe esa soledad que comentas. Yo por ejemplo, cuando estoy en clase estoy deseando las vacaciones, pero una vez que llegan, como mis amigos esté currando (es el caso), no tengo ni la más puñetera idea de cómo invertir mi tiempo, y es que además me siento "un poco solo". La rutina, quieras que no, también es sana, aunque estemos hartos de ella ;)

Un abrazo amigo :)

fire dijo...

precisamene es esa alegria de la epoca estival al que ami me pone triste..
no se explicarte...
son muchas razones...ero este tiempo me entristece....

menos mal que tengo blog como el tuyo...para leerlos y sentirme mucho mejor...

un besazo
:-)

susana dijo...

Supongo que sí que nos hacemos mayores. También nos vamos menos tiempo. Un beso.